LA RUTA DEL CISTER 2003

(EN SENTIDO ANTI-HORARIO)

          

PRIMERA ETAPA

EL PLÀ DE SANTA MARIA - VALLBONA DE LES MONGES

Kilómetros = 66,02

Tiempo de pedaleo = 4h 51'

Velocidad media = 13,5 km/h

Desnivel positivo acumulado = 1435m

Desnivel negativo acumulado = 1320m

        Aparcamos en el "parking" del Bar l'Esplanada, en la entrada del Plà de Santa Maria, para desayunar y preparar las bicis. Salimos a las once, cogiendo la carretera hasta la gasolinera (unos 100 metros en dirección a la autopista). Desde allí empezamos a seguir las señales del GR 175 (señales blancas y rojas), cruzando la autopista por encima y siguiendo, por no demasiado tiempo, una pista ancha en buen estado. Al poco, nos desviamos a la izquierda para continuar por una pista un poco pero (pero no demasiado) que nos lleva, cruzando caminos, hasta una bajada final desde el principio de la cual se divisa una buena panorámica del Monasterio de Santes Creus. Llegamos a Santes Creus por carretera, entrando por el puente con indicadores de la ruta por el que entran los coches.

    Después de una rápida pasada, puesto que no vamos demasiado bien de tiempo, continuamos. El camino continúa siendo bueno, pero por un error, al faltar una señal, cogemos un camino que sube hacia la derecha que sigue el GR 7-2 (ó 172). El camino correcto es recto hasta el Pont d'Armentera.

    Para salir del Pont d'Armentera, cruzamos la carretera y subimos, a pie, un pequeño tramo muy pedregoso. Enseguida podemos montarnos y volver a pedalear. Estas indicaciones están bien claras en el mapa y si seguimos las señales de GR. No es demasiado trozo (unos 400 metros).

    Continuamos, combinando asfalto y tierra, pero siempre con tendencia a la subida, aunque suave. Pasamos por la parte superior de una urbanización que parece inacabada y encontramos una señora subida, corta pero intensa. A partir de este punto, nos adentramos en zona boscosa, bonita, tranquila y con toboganes suaves.

    Encontramos encontramos con el cruce de los que van a pie. Ellos cogen el camino de la izquierda, en dirección al Cogulló. Nosotros continuamos recto. El camino empieza a bajar, deja a la derecha un cruce de un GR y una granja. Cuando se termina la bajadita, empieza un alarga subida ciclable hasta el Coll de Valls, desde donde sale un sendero hacia la izquierda que se hace "bien" al principio, pero que tenemos que acabar empujando las bicis hasta casi la cima del Comaverd. Cuando el piso deja de ser suelto se puede ciclar aunque con dificultad y desgaste físico. Es un buen entreno. Por el sendero, vamos carenando hasta la cima del Comaverd, de 915 metros según nuestro altímetro, de 908 según el mapa. La bajada es un gustazo, larga, rápida y en mal estado.

    Llegamos a la población de Montbrió del Camp. Debido a un imperdonable descuido (confiados en parte por que pensábamos que esta ruta era mucho más suave) no llevamos ninguna barrita ni nada para comer, con lo que al llegar a este punto, decidimos comer alguna cosa, tipo bocata. No podrá ser un bocadillo, puesto que sólo entrar al pueblo, olemos carne a la brasa y la tentación nos pierde. Vamos a parar dos horas y media para darnos un festín a base de ensalada, aceitunas, pan tostado con tomate y aceite y costillas de cordeo a la brasa. Comida de dioses y ciclistas perezosos.

    Continuando la ruta, esta vez ya bien comidos, seguimos las señales de GR hasta Rocafort de Queralt, a donde se llega después de una mini-bestia subida tras cruzar el riachuelo.

    La pista que sigue, saliendo del pueblo, también la perdemos. Después de mucho buscar, la encontramos. Es la que va por el camino de la izquierda, antes de las fuentes y lavaderos en desuso que hay en una zona cimentada. A partir de este punto la pista, al principio y la carretera después suben, pero suben de verdad. La inclinación no es extremada, pero la duración es tremenda. La culminación de todas estas subidas es el precioso pueblo de Forés, al que se llega por asfalto.

    Saliendo de Forés la Ruta del Cister coge una pista a la derecha que hace la cima de Les Forques (870 metros según el mapa), sólo 70 metros de desnivel para a continuación iniciar el descenso hasta Vallbona de les Monges. Nosotros, debido a la tardanza en empezar y al largo rato dedicado ala comilona, hemos de cambiar la ruta "oficial" por un rápido descenso por la carretera local T-222, cambiando a la T-233 de subida hasta coger la comarcal C-240 de bajada para al poco coger la  carretera local LP-2335 de bajada hasta Vallbona de les Monges.

    Una vez en el pueblo vamos a la Hospedería Monástica (teléfono=973.33.02.66), donde cenaremos, dormiremos y desayunaremos por 20 euros. Es recomendable ir a la misa de 19:30 (preguntar), antes de cenar a las 20:00. Las monjas cantan como los ángeles.

    Nos duchamos, descansamos, cenamos y vamos al bar del pueblo a ver un poco del partido del Barça y la fiesta de carnaval que hay montada en el local social.

 

 

SEGUNDA ETAPA

VALLBONA DE LES MONGES - EL PLÀ DE SANTA MARIA

Kilómetros = 60,83

Tiempo de pedaleo = 4h 25'

Velocidad media = 13,7 km/h

Desnivel positivo acumulado = 1125m

Desnivel negativo acumulado = 1220m

        Nos despertamos a las 8:00 puesto que el desayuno no es hasta las 9:00. Empezamos a pedalear a las 10:00 y el primer tramo, debido a su pésimo estado, nos toca hacerlo a pie. No es demasiado largo ni tampoco duro, si a eso le sumamos la primera parte ciclable, la pateada se reduce a unos 300 metros, hasta llegar a una fita con las señales y un homenaje a los dos miembros de la Associació Ruta Cister Català per Camins, Ricard Drudis y Lluis Carrasco.

    Seguimos las señales en dirección a Montblanquet por una pista ancha, rápida y con una ligera pendiente de subida. Seguimos subiendo hasta el Santuari del Tallat, llegando a la cima sin que haya habido ninguna subida destacable.

    La bajada se hace por pista, al principio, empalmando con una carretera rápida poco transitada. A partir de la cima del Santuari del Tallat hasta la Espluga de Francolí "todo" el camino es de bajada, muy rápido, en buen estado y ancho. Las señales son bastante claras y el paisaje muy similar en todo momento, con lo que los motivos para parar son meramente mecánicos o fisiológicos.

    Cruzamos la Espluga de Francolí, invadida de autocares de jubilados que van de visita a la famosa cueva y después al Monasterio de Poblet.

    Llegamos al hiper-visitado Monasterio de Poblet por la entrada principal y después de una rápida visita (hay más gente de la que desearíamos) comemos un bocadillo y continuamos la Ruta.

    A partir de este momento la Ruta gana en alicientes. Después de tramos con subidas y bajadas, seguimos un tramo de carretera para empezar una bonita pista de media anchura, con una trialera de subida muy bonita y ciclable que termina en el camino que lleva directos a Montblanc.

    Continuamos el camino pasando por las interminables obras del AVE para seguir la autopista e iniciar la subida hacia el pueblo de Prenafeta para ascender al Tosal Gros. Esta subida sí que es dura y larga, pero con una buena dosificación desde el principio se hace muy bien. Tiene una rampa inicial mal indicada (camino de la derecha de subida en una Y a unos 500 metros del principio del camino después del pueblo). La subida final se hace bien pero como ya vamos tocados parece más de lo que es.

    Desde la cima la vista es alentadora. Todo lo que nos falta es bajada y se divisan los dos pueblos que nos interesan; primero Figuerola del Camp y a lo lejos El Plà de Santa Maria, donde tenemos el coche y el final de nuestra Ruta.

    La valoración de esta Ruta es muy favorable, en parte por que nos ha sorprendido su "dureza" (creíamos que seria más "light".

    En las celdas de la Hospedería Monástica de Vallbona de les Monges encontramos a un grupo de ciclista de Vic que hacían la misma ruta que nosotros pero al revés (por segundo año). Por este motivo hemos titulado esta ruta como LA RUTA DEL CISTER EN SENTIDO ANTI-HORARIO, por que ahora, algún fin de semana de estos haremos la misma ruta pero al revés, en sentido horario. Ya os lo contaremos.